26 de agosto de 2016

Perdido

El mismo malestar estomacal. Las mismas ganas de desaparecer. No, a vos, no te soporto. Hay gente que podría ser evanescente. Qué ganas de no estar acá y sí cruzar el charco. Qué bronca la última entrada que publiqué para no cerrar esto. Creía que había una mejor y no. Todo cambió y siempre me pregunté por qué todo termina siempre roto. Simplemente, la humanidad me dio jaqueca.

No hay comentarios.: