13 de agosto de 2015

Tanzen in die Dunkelheit - wollen Sie gut

No entiendo más. No entiendo nada de todo esto. Mil reacciones que no me gustan. Una urticaria, una reacción al contacto (bueno, si lo considero contacto...) Unas 6 horas que no van a ser tales porque me colgué escribiendo una noche en blogger. Un título fallido, no hay contactos con el texto y por eso volví. Tocs periodísticos. Una duda y un tire y afloje que no termina nunca. La tranquilidad que siempre está ahí pero fría y distante a veces. Siempre. Su definición es esa: distancia. Y no la distancia de la entrada de hace 3 meses. Esa duele, esta otra, es diferente. Puedo entenderla.

Y siempre tan gentil, yo siempre tan arisca. Siempre tan indescifrable, quisiera gritar, pero lo cortés no quita lo valiente.  No entiendo nada, me quiero resignar a que no pase lo que creo, pero esperar nunca se me dio bien. Una caminata tan  torpe. Una dulzura mezclada con insultos. Será que creo una mampara para que no veas mi realidad en sentimientos. Será que estoy escribiendo sin un sentido porque, otra vez, no sé si leerás.

No hay comentarios.: