15 de abril de 2015

Ay, qué pena me da.

Muchas veces pasé por esto, más de las que quisiera.
No tener una visión clara, no saber por qué pasan las cosas. O sí. Saber que las cosas pueden repetirse... pero termino siempre igual (o no...) Si va a volver a pasar, apronto las manitos para decir que no, que otra vez no.
Igual, me resulta bizarro ver mi vida en perspectiva. Los círculos que se abren, se expanden, se cierran.
Lograr ayudar a que objetivos se cumplan, quedando estancada (o no).

Lograr ver patrones en una situación, en una cara, en una vida... ¡Hay que tener cuidado!
En un momento así, solo se puede reír.


No hay comentarios.: