19 de febrero de 2015

No quiero más.

Sólo a veces me gustaría que me despertaran, que todo fuera un sueño. Un grito en la inmensidad que hoy, unos cuantos días después, quisiera ejercer en plena vigilia. Me gustaría resetearme. Una canción decía... "quisiera resetear de mi cabeza todo lo que alguna vez me hizo mal". Los recuerdos inundados de más recuerdos que no se corresponden, una inundación, una invasión. Qué tendré que aprender de todo esto, no sé. Quiero apagar mi cabeza por un momento y que las preguntas dejen de surgirme como borbotones. Las críticas, los "por qué hacés esto, pensás aquello, decís esto, reaccionás así" Así soy yo... una respuesta que quizás en mi cabeza estuvo todo el tiempo. Necesito fluir y alejarme de mis pensamientos por un momento, dejar de sentirme observada, dejar de sentir el ahogo que siento, es impuesto.

necesito despegar de todo esto, alguien que me muestre la salida.
No es tan preocupante, pero me aburre sobremanera revivir cosas que pensé que no pasarían de nuevo. Por qué, Charlie Brown, por qué.
Maldito psicoanálisis que me comiste el cerebro y me hacés replantear todo.
Quizás mi identidad movió sus raíces y necesito encontrar el camino... otra vez. O uno nuevo... no sé.


13 de febrero de 2015

Esa estrella me guía.

Impulsiva, hablo bastante (por no decir mucho) y más simple de describir de lo que me gustaría o quisiera.
El hecho de no dormir me trastoca la rutina, que dejó de existir hace poco. Ya la extraño, o no. Extraño tener alguna razón para ocupar mi cabeza. Que no se sienta el vacío de no hacer nada "productivo" y sentir que estás cada día más cerca de tu deseo más profundo.

Las ideas se escurren en mi cabeza de manera tan espontánea que resulta muy difícil manejarlas. Un llanto en pleno ómnibus no estaría siendo una buena señal. El hecho de ser efímeros me respira en la nuca, mal momento para pensar en eso, ¿por qué si la gente con 87 años no se preocupa por eso yo debería hacerlo?

Es un miedo real, que se vuelve tangible a cada segundo, jaja, pero si vamos al caso cada segundo es efímero, si pensamos fríamente en eso, terminamos (termino) enchalecada.

Cómo los gatos se dan cuenta de los cambios de humor de uno, es algo increíble. Más acompañada por ellos que nunca, encaminada hacia lo que quiero, esperando que se escurran los días, con menos ansiedad que antes o más dispersa. Por suerte.

Por suerte tengo a mi estrella brillando que me da un par de guiños cuando la cuerda ahorca y no sé soltarme.

9 de febrero de 2015

Delirium Tremens

Cuando las cosas parecen no tener mucho sentido la paz es difícil de encontrar.
Caminar y saber que el destino no está en tus manos, que lo importante está supliendo a lo urgente.

La concentración se pierde en la inmensidad de la noche. Despertarme con malestar es algo tan común que dejó de alertarme.
Archivando todo eso que me hace mal, qué más quisiera que ponerme en blanco y olvidarme.

No, no estoy mal. Estoy bien, eso creo. Fantasmas que me recorren el cuerpo blandiéndome como a una espada. Al final, llegó el día. Los temores toman lugar protagónico. Buscando respuestas para algo elaborado mentalmente.

Quizás la impulsividad tenga respuesta en lo incierto, hasta la existencia es un riesgo. Nunca se sabe, podés estar respirando ahora, y mañana morir.

Así de caótico es todo, así de imprevisto.

Lo que resulta incómodo es pensar tanto las cosas y que se mantenga todo impávido, soy un engranaje dentro de un reloj.

Las relaciones interpersonales requieren necesariamente un otro, ideal o falible, porque, "Puede fallar", dicen.

La única pregunta que rige mi cabeza es: ¿fallará?

6 de febrero de 2015

Jaja, la vida sigue.

En lugar de darle la importancia necesaria a lo que tengo que hacer, estoy acá, tecleando. Cómo una canción, unas simples palabras pueden quebrarte el alma en varios pedazos, no lo sé. Pero sucede. Llamale como quieras, tristeza, vacío, lo que quieras.

Soledad, una elección o una fuerza más grande. No sé. Nunca pensé decir tanto las palabras "no sé" para describir algo.
Me... aburre pensar.
Me aburre entristecerme, otra vez lo mismo, otra vez.
Las mismas miradas me leen y me interpretan según lo que creen que me sucede.

Esperando... espérenlo... espérenlo... y jaja, la vida sigue.

Contenido latente vs. manifiesto.

Nunca imaginé que los días iban a pasar tan lentamente. Se escurren como la sangre espesa en un dedo recién herido. Sentís el dolor y lo soportás, pensando que ya va a pasar.

Con el tiempo es igual. No sé qué irá a pasar, en ninguna de las puntas de mi vida. Eso me molesta demasiado, quisiera que me despierten el martes y vemos.
Por suerte tengo una razón para desaparecer parcialmente del universo, la facultad.

Asimismo, me molesta la fanatización de algunos con ésta, no es la razón de la existencia, es una de las estructuras en las que podemos apoyarnos para construirnos como personas abstractas, pensantes.

Se ve que hay gente que no soporta el vacío de vivir sin una rutina, hay otros a los que la rutina les pesa... quizás porque esta situación se torna desigual, quizás porque estudiar es visto como una situación de comodidad... se lleva mucho más estrés que el que se piensa desde el exterior.

El exterior... también esto es algo construido, desde ese punto de vista, todo lo que no soy yo es exterior a mí...

No sé, necesito enfocarme en lo urgente y deslizarme por lo necesario... parece que no se acciona nada si no lo hago yo. Será cuestión de dejar de perderme en los sueños un tanto perturbadores que hace días me aquejan.

Despertarme y decir: ¿fue real? ¿fue un sueño? ¿dónde estoy?
pellízquenme y háganme dormir, el sueño es construido por mí... ya sé que eso es evasión y que no hay que analizar tanto los sueños, pero, ¿qué se hace cuando se vuelve tan vívido?


5 de febrero de 2015

dejar hacer, dejar pasar, no sé.

Dejar hacer, dejar pasar
ojalá pudiera zafar
de lo que mi mente va a pensar

no sé nunca qué camino tomar
porque la vida me va a voltear
cuando creo que le gané
me demuestra que no lo logré

estas torpes palabras tampoco dicen nada
yo quisiera perderme en el silencio
pero salen de a montones como el viento.

la dependencia no es así
la dependencia no está en mí
quiero desaparecerla, ya se fue.
no quiero buscarte ni encontrarte
quiero saber que estás ahí.

quisiera encontrar un sentido a lo que estoy diciendo
seguro lo estás leyendo y no entendés por qué lo digo
tampoco yo lo tengo claro
no es fácil vivir, querido amigo.

mi vida es demasiado fácil
quizás por eso no tiene sentido
levantarme de mañana
para ver pasar los días, incansables
la potestad de cambiar la perdí hace un tiempo
junto con mi cabeza.

Salir

Dicen que la música acompaña a las personas. Que cuando todo parece ser oscuro, es esa luz que te puede iluminar. Dicen que cuando te enfermás, es porque hay cosas que piden salir a esa luz. Pero... ¿y si lo que te enferma en primera instancia es una situación? La aceptación es complicada, sentir es un torbellino, la vida es un momento ligado a otro, cómo saber qué camino tomar, capaz que escuchar tantas opciones me está mareando un poco. "Deberías" es la palabra que más escuché en este último tiempo. ¿cuánto tiempo? Meses, años, siglos, toda mi vida, no sé. Será que el ser humano está tan anclado a las categorías que necesita aplicarlas a cada respiro y paso que da y cuando alguien (en este caso vendría siendo yo) no se adecúa a sus estándares, le dice las temidas palabras: "¿por qué no hacés esto?" "para mí hacés esto, y está mal, tendrías que hacer/decir/mostrar una x cosa"

Lo raro es que siempre eso que es cuestionado es el quid de la cuestión, lo que te moviliza, tus deseos, sentimientos, logros, como quieras llamarlo.
Ese objetivo se puede transformar en posible o en factible, o en un simple hecho, pero a veces los "hacé esto" nublan todo eso.

Es raro, no estoy llegando a lo que quiero decir después de muchas palabras, creo que lo que sintetiza esto es que, todo bien, pero cada uno tiene una vida, una subjetividad y una forma de existir particular.

Y cuando no lo lográs expresar, te enfermás. Como sea, pero te termina pasando.
Por eso hay que dejar ser, sentir, pensar y salir a todo lo que nos pasa.