21 de setiembre de 2014

Rude

Hace rato que quería escribir por acá porque la última entrada fue con temática un tanto perturbadora. Y hoy, un domingo cualquiera, apareció el tema. Cómo el ser humano se construye ideas previas sobre lo desconocido, sobre las personas, sobre los hechos. Como vía de explicación de aquello que desconocemos . Como uno interpreta las cosas que suceden, las palabras, todo, de acuerdo a una subjetividad. Una palabra que no es muy común y que, la última vez que la escuché fue puesta como un recurso vago y una salida fácil para un concepto mucho más complejo.
Bueno, pero no era la idea hablar de sujetividad. La idea era hablar de las certezas. De lo que esperamos y lo que finalmente sucede.  Esperaba un fin de semana solitario y no lo fue tanto. La misma película una y otra vez, una canción que se repite hasta el hartazgo, un abrazo y la  niebla espesa.
Así vale la pena, la satisfacción en las pequeñas cosas :)

No hay comentarios.: