4 de julio de 2013

Siempre

Qué loco, una mezcla de sensaciones enorme, otra vez lo mismo.
La música me deja pensando. ¿Qué va a pasar? No sé. No se sabe nunca qué pasará. Hay expectativas pero muy pocas, hay esperanza. Porque se sabe, si suben las expectativas, el resultado puede llegar a desilusionar.

Personalmente, académicamente, tengo uno o dos objetivos este mes. Llegar al receso con el cerebro no tan quemado, dejar de soñar con cosas tan reales y que me dan a pensar un millón de cosas, basta.

Tener una banda que musicalice este momento es muy grave, está en loop desde el año pasado. Me partió la bocha. Gracias, vida por cruzármela.

Ahora se me viene a la cabeza la frase de Trotsky que dice:
¿Cómo se siente seguir tu corazón y ser la excusa perfecta para que otros desaten su violencia?

Es de los descargos/entradas más traídos de los pelos de este último tiempo. Lo grave es que debería estudiar para el parcial de mañana y no lo estoy haciendo...

1 comentario:

Yo dijo...

Está bueno tener expectativas, no hay que pasarse tampoco. Es cuestión de ser realista.

La música siempre debería hacerte pensar, pero mucho más que pensar; sentir. Listen to your heart.

Aióssss :)

PD: Dejá de escuchar TKY jajajaja