30 de julio de 2013

Freedom

Me preguntaba cuándo nacerían las ganas de volver a escribir una entrada después de la última. Surgió todo muy de repente. El silencio me miraba desafiante, la pantalla en blanco y el cursor tintineante. A veces creo que soy intimidante, verborrágica, yeta y muchas cosas más, hablo mucho y todas esas cosas.
Me encanta escribir, me desahoga, me quita la presión del pecho, me libera.
Si ésto es escrito con una finalidad, no lo sé. Simplemente sigo mi instinto liberador de las palabras que me presionan la mente.

Libertad. Es algo tan abstracto. El qué dirán. Es algo tan horrible.

24 de julio de 2013

Respuestas y encuentros

Era tan obvio. Los problemas que generé lejos, estando cerca, muy cerca, tanto que casi siento las llamas quemándome, se agigantan como si fueran un pan leudante. No sé. Estaba ciega dentro del tren, al pasar unos días, pasé por exactamente el mismo lugar y estaba ahí, con sus múltiples carteles indicadores.
Un tren. La misma velocidad que mi mente. Paranoia, lugares desconocidos por todas partes. Millones de pensamientos, ¿Qué sucedería si bajo antes? ¿Y si me equivoco de estación? Paranoia, y que cuando sucede una torpeza no suceda nada de lo que mi mente imaginó. Es loco. Mis sueños se tornan reales, hasta que sueño algo que quiero realmente, siempre pasa igual. Quería estar en Argentina, ahora estoy, y sueño con estar en Uruguay. Qué locura. No, en realidad es un intercambio de energías que sucede en mí. Si estaré pensativa que me contesto mis propias interrogantes. Aprendí de tanto caerme con mis propias espectativas, metafórica y fácticamente hablando, que bajé las expectativas a menos 40. Me resigné a creer que podía cambiar aquello que es impuesto. Quizás me aburrí de pelear. Quizás me alcanza y sobra con estar lejos, estar sola con mis pensamientos, que nadie sepa con exactitud los delirios de mi mente, porque ni yo los sé. Irónico, un sentimiento de vacío enorme en un lugar que no tiene ningún vínculo dramático conmigo. No sé. Estar aislada me lleva a no disfrutar los momentos simples. Me absorbe mi mente y, de ahí, no hay quien me saque. De hecho, si no estuviera absorta en mis pensamientos quizás ni escribiría estas líneas, por la multiplicidad de intepretaciones que podría tener. Después me doy cuenta de lo rebuscada que soy escribiendo, al fin y al cabo escribo como un recordatorio de mis sentimientos. Ni más ni menos que eso. Bordeo el ¿Qué estoy haciendo acá? y... comienza a sonar en mí...
Si el tiempo volviera atrás, Lo haría todo otra vez.

10 de julio de 2013

veremos

Tres cargas muy pesadas menos.
Mucho estrés, la cuenta regresiva ya ni sé si tiene algún sentido, bueno, en realidad ya tiene sentido para mí, me motiva a seguir y levantarme todos los días.
El cielo está nublado, me gustaría dormir un par de días de corrido.
Está re zarpado el hamster mental, la calesita, dirían por ahí. Estaría buenísimo un poco de paz.
Se viene, se acerca un fin de semana lejos de los problemas. Con mis amigos, con los de siempre.
Y la música es bien para el día de hoy. Nirvana. Qué más pedir. Pf.
Apagate, mente. No quiero apresurarme y después arrepentirme.

El vacío se siente, se palpa fácilmente. Los roces ya no son iguales, se siente la rispidez aunque sea todo intangible.

¿Qué vendrá? ¿Pasaré bien? Eso es seguro, pero siempre me acompaña un vacío estando lejos. Me pregunto si en otras latitudes se disipará la sombra. Siempre que me voy huyendo de los problemas, éstos se acrecentan al volver.
Es sistemático.

Y bueno, veremos qué depara el futuro.

8 de julio de 2013

¿será?

Quizás sea que es lunes pero para mí es muy, muy domingo. Será que ayer no fue un día común, fue una noche feliz, como antes, como siempre.
Será que el fin de semana pasó rapidísimo y se disfrutó más. Será que no encuentro una canción que me saque de mi sensación de vacío del día de hoy. Será el resfrío que tengo encima y el saber que tengo OTRO PARCIAL para el cual sí no estoy estudiando nada nada nada, porque no logro concentrarme.

Será que le doy demasiada importancia.

Será

5 de julio de 2013

volvé

Mmm, quizás escuchar las mismas canciones una y otra vez no esté siendo muy buena idea, igualmente, la que se me pegó últimamente, es gracioso, lo que dice no es lindo, sin embargo no dejo de escucharla. Es como un recuerdo de que no quiero cantar eso y que tenga significado literal.

No sé, sigo sin estudiar así a conciencia, eso es malo, muy malo, considerando que en exactamente 7 horas tengo un parcial.
Voy a leer Williams.

4 de julio de 2013

Siempre

Qué loco, una mezcla de sensaciones enorme, otra vez lo mismo.
La música me deja pensando. ¿Qué va a pasar? No sé. No se sabe nunca qué pasará. Hay expectativas pero muy pocas, hay esperanza. Porque se sabe, si suben las expectativas, el resultado puede llegar a desilusionar.

Personalmente, académicamente, tengo uno o dos objetivos este mes. Llegar al receso con el cerebro no tan quemado, dejar de soñar con cosas tan reales y que me dan a pensar un millón de cosas, basta.

Tener una banda que musicalice este momento es muy grave, está en loop desde el año pasado. Me partió la bocha. Gracias, vida por cruzármela.

Ahora se me viene a la cabeza la frase de Trotsky que dice:
¿Cómo se siente seguir tu corazón y ser la excusa perfecta para que otros desaten su violencia?

Es de los descargos/entradas más traídos de los pelos de este último tiempo. Lo grave es que debería estudiar para el parcial de mañana y no lo estoy haciendo...