4 de abril de 2011

No se dan cuenta que es tu vida y nada más...

se decía que el domingo volvía a pasar algo que hacía pila de días la banda de mierda que mueve a las masas no tocaba.
se decía también que iban a tocar en Kibón, pero no. Unos bombos, platillos, disfraces graciosos,  maquillaje, y letras contestatarias pudieron contra estos cuatro robadores de plata profesionales.

finales de diciembre, un toque genial, quedé exhausta. No sé cuántos temas interpretaron, pero empezó a las 9 y algo, y terminó a las 12 menos cinco. sí. Horas. HORAS. siempre los toques de Trotsky Vengarán dejan eso en la mente, hasta mi familia lo sabe: "si toca Trotsky en Montevideo va a encarar la vida" (capaz no con esas palabras, pero la idea es esa).

Enero, febrero, marzo, abril. Llegó. Era dos, y yo con fiebre (loser). Un fin de semana precioso que pintaba terminar espectacular. Y así fue.

Levantada a las 6 am por la ansiedad y mi malestar corporal, ya esperaba un día que pintaba ser espectacular, y muy agotador, pero tremendamente disfrutable.

A las 13 hs se desató una lluvia que ahogó mis planes para primera hora (10/4 es el día!) pero los planes para segunda hora eran muy emocionantes como para amargarme el día (jaja, no ibas a poder guionista...)

17:05 hs llegué a Tres Cruces, 17:30 estábamos todos para asistir a LA misa. Previamente, gente borracha, dejà vús, viejas adorables (digo... ancianas.) cien pe tirados a la basura, y demás. Llegamos. Había que esperar. Al momento que entramos, elegi el lugar. Bien, chequeando la vista, no pintaba estar toooodo el toque adelante como otras veces, no tengo 14 años o 15 para andar deshaciéndome...

Primer tema, otra vez. Con un arranque extraño, raro, nuevo. Lindo! Empezaba una noche que seguro tenía más sorpresas. El enganche clásico de Pogo con La Cruz, y... chachan chachaaaaaaaan... OTRO LUGAR. Fah, me importo una mierda el lugar, que tenga que cruzar mucha gente para llegar al borde, donde estaba la valla, tener mochila...no importó, crucé saltando, hice pogo, disfruté de esa, MI CANCIÓN. La canción que acompaña siempre mi vida, el bajón, la felicidad, el amor, el desamor, los festejos, las derrotas. Todos los momentos. Después de ahí la visión del toque mía, por lo menos cambió y levantó de manera épica.


(...) No lo terminé. Porque los recuerdos de esa noche quedan en mí, como en cada uno de los que fuimos, pero ¡qué linda noche esa!

No hay comentarios.: