14 de diciembre de 2010

del futuro, cercano, lejano, amorfo, etcétera.

escribir.
escribir como manera de vivir.
escribir como manera de descargarse.
escribir es lo que hago desde mis tiernísimos 15 años, cuando escribía sobre personas importantes en mi vida. Así empecé.
Después me encariñé con el teclear catártico y seguí mi "sueño" si se lo puede llamar de alguna manera: Trabajar en los medios.
Creía que hablar por un micrófono era lo que más me copaba hacer. Sí, me copa.
Pero no hay como teclear. Lo tuve que descubrir este año, dándome la cabeza contra la pared, cuando trabajar para estudiar (¿se entiende? hacer trabajos para Utu, y eso) no era relajante como pensar, decir en voz alta, y teclear, ¡de lo que sea!, cosa que sí sucedía antes.

Tan equivocados no estaban mis familiares / amigos al decirme que "me resultaba fácil escribir, más que radio".

Yo pensaba (y pienso) trabajar de las dos cosas, no son disciplinas enemigas (¡por suerte!) y dijera uno de mis docentes, no hay programa periodístico de radio ni de tele sin periodistas.

Un título difícil, que muchos se otorgan, que yo ya tengo y siento todos los días que me queda grande, pero con orgullo llevo, igual, deseándome feliz día cada 23 de octubre.

En fin, no sé por qué salí con esta reflexión laboral, colgué.
Debe ser porque cada vez que leo algo literario escrito, digo mentalmente no si me saldría... más tirando a un no me saldría...


como siempre el Pepe Grillo en mi mente, (acabo de censurar una puteada hacia él...) pesimista y tirador de ánimos.

En fin, recién pensaba, que en esta época, el año pasado, era la piba más feliz del mundo, con mi título recién obtenido.

¿Por qué no sentirme bien por lo que vengo logrando? "Vamo' vamo' vamo'!" dijo alguien recién en la canción que oigo.

Una cara de satisfacción hacia mi, loco.

No hay comentarios.: