22 de setiembre de 2010

Sueños

"me perdí, sin una razón, y me dejé llevar sin pánico".

Eso, me pasó eso. Buscaba una banda de sonido para estas palabras (solo para no pensar, para callar mi mente y escribir, sobre lo que pienso, pero sin analizarlo demasiado, sin atormentarme).

Sueños, sueños, eso es lo que me despertó hoy, analizo y pienso, y se me queda grabado cada sueño.
Cada vez que aparece algo llamativo, algo significativo.

También escribo para ignorar el frío que siento, hace frío acá adentro o realmente soy friolenta, no lo sé.

La canción se me hace tan larga, los días se me escurren por los dedos y yo sigo acá, haciendo cosas que no tienen mucho sentido...

"y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido"
Mi vida es cada vez más sorprendente.

Asusta, me gusta y me vuelve a aterrar.
Iba a poner otra manera de decir "sorprendente" y me arrepentí.

Iba a escribir, y casi me arrepentí.
Iba a hacer tantas cosas y de la nada me dí cuenta que no tenía sentido...

Seguramente si pienso, la mayoría de las cosas que hago serían vistas como una locura...
Por eso muchas veces callo a la voz interior, la aburrida que me dice lo que está bien que yo haga, y lo que no.

"No quiero pensar... qué está bien y qué está mal...
Intentando descifrar, qué está bien y qué está mal, buscás una señal...."

Necesito un abrazo
Un abrazo de esos que callan a la estúpida conciencia, a la vocecita que me supo decir dos veces, con exactitud, "ése presentimiento que tenés, es que algo va a salir mal..., pensalo y te vas a dar cuenta"

También es la que todos los días calla mi impulso, el que dice lo que me gustaría hacer, sin pensar.
Y cuando pienso me arrepiento, y también pensé seguidamente que bueno, que si no lo hice es por algo.

Y así voy, cada vez hablando menos, analizando, cosas que se supone que son espontáneas, pero es el único parche que tengo a mi manera de ser, ilusa, de ver lo mejor de todas las personas, de perdonar millones de veces, y de olvidarme de las veces que sufro, y volver a sonreír, cuando sé que algo, tiempo atrás supo hacerme llorar, más que nunca.

Así también, por desconfiar, no veo las cosas más obvias, que obviamente "todos" ven, menos yo.
Sí, las cosas que te escupen la cara. Las cosas que decís "fah. como pude no verlo".

¿será?
no sé, quizás.

"es como salir de vacaciones..."
eso escuché uno de los peores días, y seguramente sea por eso que cuando empieza Sueños, me estremezco, sonrío, y cuando voy a llorar, cambio.


En fin, tan cursi y ciclotímica, sigo siendo yo. Acá.

No hay comentarios.: