23 de mayo de 2010

ollıɔuǝs uɐʇ sǝ ou oɥɔǝɹǝp lɐ ǝɯɹǝuod

luz tenue. seis y cuarenta y dos.
y yo en vilo, todavía.
muchas risas. noche de las raras
dolor de cabeza
pero puedo decir que estoy bien.

empezó a sonar una guitarra acùstica tierna.
y quiero cantarla, me causa ternura.
hace unos meses esta cancion me hacia llorar, seguro que si me agarraba ayer lloraba.
la fugacidad de mi vida me está asustando.
sentimientos que se atenuan y otros que se acentúan. No puedo entender mucho, solo trato de vivir.

me sigue doliendo la cabeza, creo que voy a desayunar.
me duele mucho el cuerpo pero la posicion en la que estoy escribiendo me resulta bizarra si la pienso.

cursor que distrae. ruido de teclas.
vagueza para sostener el micrófono, y la grabación quedó mal.
nada más ni nada menos que sentimientos muy parecidos...
eso. nada más

oh oh, no me trates mal.
puedo decir que hoy te extrañé.
si, ¡la palomada ha vuelto a mi vida!
y sigue nena de mamá.
Seré eso yo? será por eso que si las cosas no me salen elijo llorar?
es gracioso, porque justo la canción dice eso, 'llorabas y querías volver, sos una nena nena de mamá'

por suerte todo eso quedó un poco atrás

ya no suena la misma canción.
algunas cosas atormentan mi cerebro, y por suerte falta poco para mañana, un día bastante esperado, y después bajó la tensión, porque cuanto más pienses en algo, peor va a ir, porque las expectativas crecen.

cómo voy a hacer?
no lo sé, a vos te extraño. sé que me seguís queriendo igual que siempre.
mañana intentaré mandarte una señal más para que vuelva a ser todo (un poco, por lo menos) más parecido a antes.

esto es muy, muy random.
no intenten entenderlo.
¡adiós!

(y empezó una canción tan linda que voy a dejar de teclear para disfrutar el estribillo.)